domingo, 29 de septiembre de 2013

Mi yo animal

Mi inspiración andaba un tanto desanimada por motivos varios ( creo que vieron a mis mus@s en un after) , pero por una vez, me olvidé totalmente de mi parte escort ( que no puta) y busqué en mi interior: lo que con dinero no se puede comprar, lo que son mis vivencias personales.
Esto también es lo que te follas cuando pagas por mi...

Mi "yo" animal se despierta.  Huelo el peligro. Sobrevivo como la más fuerte . Nada más primitivo que nuestros instintos, sin importar nuestra educación ni creencias.
Benditos seres de la naturaleza que aún no han sido contaminados , no tienen miedo a ser juzgados, corren libres y desnudos.
Aprendo de ellos día tras día, y por ello os presento a :

LA PERRITA CARLOTA
Cuando él me coloca el collar de cuero alrededor del cuello me convierto en una perrita, indefensa, no tengo más escapatoria que obedecer a mi amo. Si él dice que me siente, doblo mis piernas y apoyo mi culo en el suelo frío y a esperar órdenes: presentar mis nalgas, levantar las palmas de mis manos ó chupar los dedos de su pie. Perra obediente y fiel. Contestona, orgullosa, segura de mi misma, irreverente a ratos, nada queda cuando él me despoja de mis tacones y me voltea la cara con un golpe por no haberle respondido el teléfono o por una mala contestación. "Así aprenderás", me dice mientras a 4 patas, me penetra y tira de mi pelo....

EL CONEJO BLANCO DE CARLOTA:
A sus tiernos 18 años recién cumplidos, en "el país de las no-maravillas de Carlota" ella perseguía a un conejo blanco que siempre llevaba un reloj consigo y no dejaba de correr de un lado para otro. Ella pensaba que la única forma de que se quedara a su lado era matándolo. Ese conejo era un hombre que miraba constantemente la hora porque tenía los minutos contados para disfrutar con Carlota. Sus polvos en el coche en solitarios descampados una vez a la semana eran el motor de su vida, pero el conejo tenía una conejita y bebés conejitos esperando en su madriguera a los que nunca abandonaría. Jugaba con Carlota, pero el pesado reloj le impedía olvidar su realidad.
El mismo conejo blanco le contaba a Carlota, que Lewis Carol ( autor de "Alicia en el país de las maravillas") escribió su más famosa novela a una niña llamada Alicia para llamar su atención y de la que estaba profundamente enamorado. Alicia tenía 4 años, Lewis Carol 24. Justo esos 20 años que se llevaban Carlota y el conejo. Ella escuchaba atenta las palabras que salían de su boca, y cuando se quiso dar cuenta, el conejo nunca desapareció, se esfumó para siempre, dejando únicamente el maldito reloj como cruel recuerdo.

En la vida de Carlota hay infinidad de animales...
reales e imaginarios...
si algún día no me encontráis, estaré con ellos...





 

6 comentarios:

  1. Deliciosa, como siempre... ahora solo tengo que pensar en qué animal quiero que seas cuando te encuentre en mi próximo viaje a tu ciudad. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier animal que pueda morderme.
      Espero que te guste la nueva entrada del blog.
      Besos
      Carlota

      Eliminar
  2. Pues, con semejante entrada nunca no se que mas decir, tan.. tan tu como siempre :)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias!!
      espero que disfrutes la entrada nueva!!!
      besos
      Carlota

      Eliminar
  3. Hola Carlota me encanta tu blog y quisiera algun dia poder hablar contigo y me dieras algunos consejos de este mundo escort en el que quisiera entrar se ve muy fácil y sencillo hacerlo ,pero se que no lo es asi que por eso quisiera un consejo de una profesional como tú un besito guapa y espero,q ue me contestes!!!una admiradora!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana:
      escríbeme a carlotaescortvip@gmail.com y te resolveré tus dudas.
      besos y gracias por leerme.
      Carlota

      Eliminar

Páginas vistas en total