jueves, 24 de abril de 2014

La importancia de saber decir: "señor, sí, señor"


Justo tres meses después de mi retirada, vuelvo a escribir...
disculpad la ausencia , pero he estado muy ocupada follando con la única persona que ahora ocupa mi vida.
Crearé un nuevo blog, ya que este lo dejaré para mis experiencias como ex-escort - trabajadora sexual.
Os pasaré en cuanto tenga la dirección.

Besos

La importancia de saber decir: "señor, sí, señor"

"Tu marido es ese santo que te soporta a pesar de todo. Si algo que él hace no te parece bien, con quien tienes que vértelas es con Dios: puedes comenzar poniéndote de rodillas y la mayoría de las veces todo se resuelve"- ( frase extraída del libro "Cásate y se sumisa)


Siento el frío del suelo en mis rodillas, el dolor en mis muñecas, el sudor en mi cara, el agobio al llevar los ojos tapados... Ya sé como será al día siguiente: luciré un mínimo de treinta moratones repartidos por los diversos rincones de mi anatomía, unos más grandes, otros más pequeños, bellas marcas que seguramente fotografiaré para inmortalizar una potente sesión de bondage.

Es su obra maestra, mejora a pasos agigantados, nunca el resultado de sus golpes es el mismo en mi cuerpo, unos días las marcas son del tamaño de sus dedos, potentes, fuertes que aprientan mis pechos; las señales de un cinturón sobre mi espalda y mis posaderas, son alargadas y de un color más rojizo, latigazos de amor... Pero las peores con diferencia son la de los puños, cuando cierra y aprieta sus manos y sus nudillos chocan contra los huesos de mi cara. La primera vez que lo hizo pensaba que no iba a poder a soportar el dolor, pero como una buena perra, le pedí más, más... Por supuesto,después de tal derroche de morbosa creatividad, por unos días nada de llevar faldas o pantalones cortos porque... "¿qué podría decir la gente?" "¿qué alguien me ha maltratado?"

-Dios, por favor, para ya... para...

No sé cuanto tiempo llevo en esta posición. Me vienen recuerdos, un puño entero ha entrado en mi coño, he chupado un culo, puedo acercar los labios hacia mi nariz y aún sentir el olor. No puedo describirlo. Su culo es miel, como canta Extremoduro. Tanta intimidad. La nuestra. La de mi amo. La de mi amor. Soy su puta.


"Dánae yacía desnuda en su lecho mientras soñaba con la ansiada libertad, cuando por una de las rendijas de la cámara, apareció Zeus, que transformándose en una suavísima lluvia dorada, entró dentro de la habitación. Así, gota a gota, fue cayendo Zeus sobre el cuerpo desnudo y asustado de Dánae, impresionada por tan importante visita. Estas gotas doradas, uniéndose en un abrazo luminoso y vibrante, la poseyeron, introduciéndole la semilla de una nueva vida: la del futuro héroe Perseo." ( Leyenda de Zeus y Dánae)

Abro la boca y escupe dentro de ella, su saliva se mezcla con mía, caliente ambas, perfecta unión, masculino-femenino, dominación-sumisión, amo-esclava; la trago y saboreo y de nuevo escupe, pero mi boca no llega a abrirse, y su saliva se estrella en mis labios cerrados, entonces él demuestra que es el que manda y esparce su desprecio con su mano en toda mi cara, la restriega en mis mejillas mientras tira de mi pelo.

Sumisión de verdad, absoluta, no es ese postureo de cuatro cachetes en el culo que practicas con cualquier putilla que se deja y que en el que juegas a hacerte el macho, me refiero a una verdadera entrega, a adorar cada acto de tu señor, a alcanzar ese grado de confianza e intimidad.

Levanta la taza del váter y saca su polla, áun empalmada, salada después de penetrar en mi coño, impregnada de mis fluidos, y se dispone a orinar...entonces instintivamente ya sé lo que debo hacer...desperdiciar tal delicia sería un delito y por ello, mis rodillas vuelven al suelo, mi cara se acerca a su polla, su lluvia comienza a salir, su lluvia dorada, bendita lluvia, lluvia deseada, y le miro a los ojos , verdadera riqueza, el oro impregna mis pechos, mi cuello...

Lavo mi cuerpo, hago "revisión de daños" después de aquellas horas en la que perdí la noción del tiempo, miro mi rostro y pienso en qué base de maquillaje debo ponerme para disimular las marcas... ¿Existirá el tono "Zorra insaciable"?

4 comentarios:

  1. Llevas todo esto a un nuevo nivel.

    Lluvia dorada, lluvia blanca, lluvia plateada... las preferidas de mi amor.

    Besos por alli donde duelan mas

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS por escribir de nuevo y poder saber de ti....Un cariñoso ABRAZO

    ResponderEliminar
  3. Que pena que hayas dejado publicar ! Yo empecé mi blog apenas hoy y espero tener seguidores que les guste mis publicaciones ... espero estés bien :)

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total